Para entender mejor el gran éxito del sistema de educación cubano, es necesario retroceder en la historia de la isla. Antes del triunfo de la Revolución Cubana, más de la mitad de los niños cubanos no tenían la posibilidad de acceder a la educación. El índice de alfabetismo llegaba, como mucho, al 60%. En el año 1960, el gobierno revolucionario comenzó una incansable guerra contra el analfabetismo y desde ese momento, Cuba mantiene patrones excelentes en cuanto al desarrollo de la educación.

El sistema de educación cubano es subsidiado completamente por el gobierno, es de carácter obligatorio hasta el tercer año de la enseñanza secundaria básica y es totalmente gratis en todos los niveles, que incluye la enseñanza universitaria. Todos los estudiantes, independientemente de la edad o el sexo, usan uniformes cuyos colores determinan el nivel de enseñanza en que se encuentran. Los diferentes niveles se dividen en Educación Primaria (6 años), Secundaria Básica (3 años), Enseñanza Pre-Universitaria (3 años), Educación Superior (5 o 6 años, depende de la carrera. También, el uso de uniforme o no en la enseñanza superior depende de la carrera).

La educación primaria tiene prioridad en el país. El programa de estudio de este nivel de enseñanza incluye clases de danza, música, higiene y salud, e historia de la Revolución. Además, a menudo, integran el aprendizaje en el aula con habilidades básicas como jardinería, pintura, deportes, trabajos manuales, entre otros. Las aulas tienen un promedio de 20 a 25 alumnos. Ya en quinto y sexto grado, los estudiantes comienzan a recibir contenidos como Historia de Cuba, Ciencias Naturales, Geografía y Educación Cívica, y empiezan a vincular el estudio en las aulas con el trabajo productivo.

La enseñanza secundaria básica se caracteriza por el trabajo duro, disciplina y amor a la patria. Tanto las escuelas primarias como las de la secundaria básica están equipadas con los medios audio-visuales necesarios, incluso computadoras, para mejorar el aprendizaje de todos los estudiantes. Al terminar esta enseñanza, los graduados pueden escoger entre la educación pre-universitaria y la educación técnica-profesional. En el caso de esta última, la capacitación técnica encabeza dos niveles de calificación: “obreros calificados” y “técnicos de nivel medio”.

En Cuba, se entiende por educación superior a la enseñanza universitaria: institutos superiores, institutos superiores pedagógicos, centros para la educación superior, institutos superiores politécnicos, entre otros. El Ministerio de Educación Superior es responsable de este nivel de enseñanza y controla la docencia, metodología, programas y cursos especializados que se le brindan a otras entidades cubanas, etcétera. Es importante recalcar que todos los institutos de educación superior son públicos y totalmente gratis, además de tener todos los mismos niveles y estatus.

Todos los niños cubanos, sin excepción, tienen la educación garantizada y es totalmente gratis. Ningún niño cubano es privado de este derecho, el gobierno incluso, hace grandes esfuerzos para que aquellos que viven en áreas remotas o los que necesitan enseñanzas especiales también acudan a las escuelas y reciban una educación de calidad. Estas son solo algunas de las razones que pueden ayudarnos a entender el gran éxito de Cuba en cuanto a la educación y su capacidad para mantener registros excelentes comparables con el de los países más desarrollados del mundo.